domingo, 15 de octubre de 2017

No bailo con lobos, pero corro por perros :)

El pasado uno de Octubre se celebraba en los montes de Curro, en Barro, la IIª Carrera solidaria Montes de Curro. Organizada por la Asociación Cadeliños, y como ya denota la palabra solidaria, con el fin de recaudar fondos para ayudar a los peludetes. 

Echar un cable a los que lo necesitan trotando, por que no? | Foto: Asociación Cadeliños

Ofrecían diferentes formas de participar: una andaina (caminata) de 5 km, una carrera de 5 km y para los que tuviesen las piernas mejor, aventurarse en la larga de 15 km. 

Los Asmatic Bros no somos mucho de apuntarnos a carreras, pero si hay alguna con tintes solidarios en los que aportar nuestro granito de arena, allá vamos de cabeza. En este caso, al estar el equipo dividido y cada uno de los integrantes en una punta de la Península, yo sería el representante en solitario de nuestro selecto club de "disfrutadores" de trotar por la naturaleza. Eso sí, el apoyo moral en la distancia no faltaría.

Así que varios factores hicieron que me decantara a asistir: el empujón anímico de mi compañera de esta maratón llamada vida, el que fuese un evento solidario y aprovechar que no conocía la zona para ampliar mi mapa particular.

Me decidí por la carrera en su versión más corta. Aunque mi cabeza y espíritu ansiaban la larga, sabía que ni mi estado de forma ni las rodillas iban a disfrutarlo. 
Me presento en la línea de salida poco después de estirar un poco las patas, como toda la gente que por allá andaba. El ambiente, a pesar de ir en solitario y no conocer a nadie, es agradable y distendido. Además, por allí está el stand de Cadeliños con productos a la venta y perretes dispuestos a probar la oportunidad de irse a una casa a gozar de una buena vida. También me entretengo viendo la gente que se anima a participar en la caminata acompañada de sus compañeros caninos...mucho pelo en las inmediaciones del arco de salida, pero no importa, me encanta lo salvaje y primitivo!

En la retaguardia | Foto: Asociación Cadeliños

Se da el "pistoletazo" de inicio. Los galgos que andan en la vanguardia marcan su frenético ritmo. Yo, opto por nuestra táctica de siempre: última fila e ir encontrando mis revoluciones y escalar puestos poco a poco. Que esprinten los galgos, los bulldogs fofisanos estamos hechos para otra cosa. 

Poco después de salir se iniciaban una sucesión de cuestas. A muchos no les gustará, pero es en uno de los terrenos que más cómodo me siento. Así que poco a poco, zancada a zancada, voy ascendiendo. Las vistas, la verdad, hacen que por momentos me olvide que el corazón late fuerte en el pecho y que a veces resople como una locomotora que lleva forzada su máquina. A pesar de la niebla, el espectáculo era digno de ver (y volveré para poder contemplarlo sin niebla).
Durante la subida comparto palabras con un chico que me marcaba un ritmo muy bueno a seguir, nos "despedimos" poco antes de iniciar la esperada bajada (un saludo si lees esto...de verdad, si no llega a ser por ti, no creo que hubiese subido tan bien).

Y llegó la hora de volver al punto de inicio, fue una bajada rápida (incluso para mí), sin terreno técnico por el que preocuparse y simplemente disfrutar de bajar a lo que diesen las piernas.
En lo que me pareció un momento, ya cruzaba el arco de meta. Lo que era de menos para mí era el tiempo, tenía buen sabor de boca por el trote hecho.

Llegando... | Foto: Asociación Cadeliños

Decir que en todo momento y el recorrido, la atención de los organizadores y voluntarios fue excelente, de diez. Hasta uno de ellos, que indicaba el desvío de carrera corta o larga, preguntaba como me sentía, si me estaba gustando y daba ánimos en la bajada que venía.

Un recorrido muy veloz (hablo del corto, obviamente), pistero y sin complicaciones técnicas, muy apto para todo el mundo (así no hay excusa para no venir) y que, sorprendemente, hasta tiene una subida de quitar el aliento (con eso a mí me han ganado).

Para mí, el que no haya bolsa de corredor me da lo mismo, el precio es muy justo por lo que te ofrecen...de hecho, el avituallamiento final tenía hasta opciones veganas (y tonto de mí, me enteré al llegar a casa).

La recomiendo? Sin lugar a dudas. Me quedé con ganas de hacer la larga, pero a ver si en un año cabeza y rodillas se ponen de acuerdo.

Volveré? Que esperen la representación de los Asmatic Bros en la tercera...allí estaremos!

Desde aquí mis felicitaciones a la Asociación Cadeliños por ofrecer una mañana genial de naturaleza y fin solidario :)



domingo, 8 de octubre de 2017

Salir de la zona de comfort: chapoteando

Todos tenemos nuestras actividades preferidas y en las que, por ende, nos da un poco menos pereza o miedo desenvolvernos en ciertas ocasiones.

A finales de este verano, de mano de dos buenos amigotes y miembros de la Cofradía del Vello Corporal y Facial como yo, podía disfrutar de un par de mañanas fuera de mi zona de comfort, o lo que es lo mismo, no iba ni a trotar ni a pedalear: iba a nadar!

Ya lo comenté en varias ocasiones con uno de mis guías de ese día, lo de flotar lo llevo inherente en mi persona, tengo suerte, cuento con unos fabulosos flotadores de serie que me ayudan. Pero eso de tener que nadar, iba a ser harina de otro costal...

Monstruos del lago Ness a mí? Pssst! Foto: Joaquim Verdalet


Como siempre que algo me motiva, no me importa madrugar. El punto de reunión sería en la barrera de acceso al hotel La Gavina de s'Agaró, y aprovecharíamos el pequeño canal de Aguas Abiertas (Aigües Braves) que hay allá. Sería una pequeña salida de 1000 metros, ver salir el sol, y volver para cada uno dedicarse a sus pequeños menesteres diarios.

Comentar algunos detalles que me llamaron la atención sin explayarme mucho. El cambiar de actividad y en consecuencia, de como trabaja el cuerpo, es genial. Lo que le llaman entrenamiento cruzado, vamos. Iba bastante cargado de piernas de correr un par de días, pero la verdad, el hecho de estar en el agua y moverlas suave, me ayudó a recuperarlas muy bien (tendré que buscar zonas de nado acá en el Norte).
Al igual que corriendo y en bici puedes ir viendo el paisaje que transcurre, en el nadar es lo mismo, solo que diferente. Por momentos me empanaba un poco, la verdad, ya que tienes a tu disponibilidad la vista de por encima del agua (y con la que controlas a tus compañeros y por donde vas) y la de debajo, en la que puedes ver el fondo, fauna y flora marina.
Y sí, entre esa fauna, están las medusas...esos pequeños seres a los que les tengo un respeto (no mentiré, me dan un canguelo que te cagas) enorme. Pero en fin, supongo que si lo hiciese más a menudo, eso no pasaría.

Salir del agua, agua caliente en los pies y un cafecito con unas tostadas para el buche...que más se puede pedir? 

Una gran mañana disfrutando de algo nuevo en buena compañía! Os recomiendo saliros de vuestro tiesto las veces que podáis :)

A pesar de las nubes, ahí estuvimos para saludarlo Foto: Joaquim Verdalet

domingo, 24 de septiembre de 2017

Fin del verano, sacando el polvo al teclado.

Ha llegado el otoño. Sí, es un hecho. Seguramente no ha pasado desapercibido por muchos, pero en fin, aquí estoy para avisar. El paso de las estaciones es como el tiempo, irremediable, irreversible.
Durante tres años consecutivos, mi fin del verano no ha sido marcado por el transcurrir del calendario. Yo mismo, sin pensarlo premeditadamente, he puesto mi fin de estación en un evento: la Marxa Popular del Escurçó. O simple, y llanamente, llamada con cariño por los lugareños como Escurçó, a secas.

La susodicha "bicha" transcurre por el valle de la localidad de Castell d'Aro (para los que no lo conozcais), en la Costa Brava. La Vall d'Aro acompaña a una preciosa cadena montañosa que amamos todas las gentes que residimos en la zona: las Gavarres. Y allí, a semejanza de pasar lista en clase, asistimos cada uno a su ritual anual.

El Escurçó, para mí, no es una carrera al uso. Ni siquiera lo considero una marcha popular. Es la excusa para juntarnos toda la gente de la zona que normalmente no nos vemos y disfrutar de una mañana de andar o correr por el monte, sin más. Cada individuo tiene sus motivaciones: unos preparan el Oncotrail que se celebra el mes siguiente, otros se "autoexaminan" de sus quehaceres de la época estival y están los que simplemente van a disfrutar de moverse un poco, charlar y pasar unas horas en la naturaleza.

Como no podía ser de otra forma, repetíamos compañía, y mi hermano de pisadas, barro y piedras, mi sherpa particular estaba a mi lado (un abrazo tet!) por tercer año consecutivo.

Os podría contar detalles de cada recodo, curva y matojo del camino, pero lo mejor es que un día os acerquéis y lo viváis por vosotros mismos.
Un recorrido que cambia año tras año, que es exquisito hasta en su distancia más corta. Se nota que los padres del Escurçó (un abrazo bungarmano!!!) lo quieren, miman y cuidan cada detalle de la criatura.

Subidas que te dejan sin aire (bueno, aunque los Asmatic Bros hacemos honor a nuestro nombre y los Ventolines acechan), bajadas de vértigo abiertas a golpe de hoz en plena montaña, secciones técnicas con piedras, lo tiene todo.
Pero para mí lo mejor es poder reunirme con mi compañero de fatigas y ver ese día a amigos y conocidos, en un ambiente distendido, como el de tomarse unas cañas una tarde o estar en un local social.

Sin duda ha sido la edición de la que más he disfrutado. Decidimos hacerla sin prisa, saboreando cada zancada y paso. Charlando con gente y disfrutando hasta de la compañía de perretes que acompañaban a sus compañeros de vida.

El único punto en contra que le veo, y es a nivel personal, es que cada vez me veo más alejado del participar en "carreras" o "marchas" como tal. A cada día que pasa, me veo más alejado del disfrute de colgarme un dorsal. Pero no tiene por qué ser malo, de lo que sigo disfrutando, es de grimpar (como se dice en mi tierra) por el monte.  

Con mi compañero de fatigas un año más. Gracias! Fotografía: Maribel Ramírez





domingo, 30 de julio de 2017

Tomar un poco de aire

Se dice que una retirada a tiempo es una victoria. Después de tiempo pensándolo e intentando encontrar formas de poder llevarlo adelante durante estos meses de locura estival, sencillamente no puedo más. 
No es por falta de temas, no es por falta de ganas...es cansancio. Trabajo, ritmo de sueño alterado y la fatiga hacen mella, y a veces llega el domingo y una especie de hastío y pereza se apoderan de mí a la hora de ponerme a desgranar un tema para escribir aquí. Y me jode, porque me gusta...y si le sirve a alguien, pues mejor que mejor. 
Entonces, si eso no es justo para mí...tampoco lo es para los que estáis ahí, del otro lado. 

He llegado a la conclusión de que este mes de agosto y parte de septiembre, suspenderé la publicación del blog. Intenté darle cierta periodicidad porque así la gente se "afiliaba" y me gustaba la idea de ofrecer un pequeño aperitivo dominical en forma de borrador, con mis ideas, conclusiones y batallitas. 

Con esto no quiero decir que si un día me apetece mucho escribir, no deje por aquí algo interesante. O que cuelgue algún vídeo en el canal de Youtube. Pero por ahora necesito dar unos pasos atrás, tomar aire y aprovechar los ratos que tengo durante para hacer eso que tanto nos gusta: corretear por el monte, pedalear, movernos...en definitiva, fichar!

Un saludo! Nos vemos por los senderos ;)

domingo, 23 de julio de 2017

El verano y sus trampas

El verano y sus meses tramposos. Sí, sí, TRAM-PO-SOS. Yo no sé a ti, pero a mí me cuesta horrores mantener cierto hábito de movimiento, ejercicio y saludabilidad.

Son días en los que el calor aprieta, y si no reúnes el valor para madrugar, no te queda otra opción que casi calcinarte en alguna carrera corta...o lo que suele pasar en mi caso, dejarlo correr y pensar "ya lo haré mañana". Que ya se sabe, suele adquirir carácter cíclico y repetitivo y se acaba por no hacer una mi......

Eres como yo y te toca trabajar más duro estos meses? Entonces conocerás esa sensación de salir reventado y sin ganas de mover un dedo. O tienes una parte del día libre antes de tu jornada laboral y decides ahorrarte las fuerzas para la paliza que te va a sobrevenir.

Las tapitas, los botellines...ya se sabe, época de pequeños excesos que pasan factura, pero están tan ricos! En este tema en concreto, al menos, lo que podemos hacer es intentar comer lo mejor posible, y sano. Inflarse a zumo de cebada no es bueno a la larga, cae de cajón, pero tenemos al alcance de la mano un rico gazpacho y maravillosas frutas.

Tampoco dormimos lo que quisiéramos. Vecinos que te despiertan cuando aún seguirías en tu placer onírico o los ruidos derivados de las juergas que se pegan otros.

A todos nos gusta disfrutar de un baño o descansar a la sombra de un árbol, no? Entonces, voy a la conclusión de esta entrada, que va a quedar así corta, porque no ando muy sobrado de tiempo para escribir.
Si sabes que es una época en la que poco vas a poder hacer, relájate. Disfruta de los pequeños ratos en los que puedas darle al pedal o a la zapatilla, muévete lo poco que puedas pero hazlo con calidad y al menos, sí, al menos, aprovecha y toma buena comida de verdad. Y alguna que otra siestecita, que si algo bueno tiene el verano, es eso también.

Un brindis con un vasito de gazpacho! Sköl!!!!

domingo, 16 de julio de 2017

En la variedad está el gusto

Pues sí, y aunque a priori parezca algo que cae de cajón, no paro de ver gente que hace una y otra vez lo mismo. El mismo ritmo, la misma distancia, el mismo recorrido.
Algo tan simple como alterar una de esas variantes, al igual que si habláramos de una ecuación, nos pone ante un tablero de juego prácticamente infinito. 
Demasiadas matemáticas? Te está dando yuyu eso de variantes, ecuaciones e infinito? Tranquilidad, no es para tanto! Me voy a valer de un ejemplo.

Como todo el mundo, tengo algunos recorridos comodín. Sí, soy mortal. De esos trayectos que sé la distancia y el tiempo más o menos que me llevan hacerlos a un ritmo determinado (normalmente a tractor, no sea que con la velocidad le dé a las zapatillas por hacer trompos).

Pero si tengo un poco de manga ancha, ya sea algo más de tiempo libre, quiero tomarlo con más calma o simplemente hacer algo diferente, modifico una de esas variantes.

Con mi compañero de fatigas somos muy aficionados a los minerales, pero no los de beber, sino que nos gusta ir a visitar piedras, menhires, dólmenes o cualquier "pedrolo" que nos llame la atención. Sí, eso de los minerales quedó muy fino y sofisticado.
No es extraño que en alguna de nuestras salidas no recorramos más de cinco kilómetros, pero que son de puro escalar, saltar, esquivar zarzas y demás. Al final acabamos llamando a estas salidas ir al rocódromo.
Poca distancia y velocidad? No pasa nada, os aseguro que después de una de estas las piernas están como una buena sesión de gimnasio.

Por el poder de Greyskull!!! Visitando la roca a la que damos ese nombre.

Tal vez no tengas tiempo o no te apetece un rodaje largo...has hecho alguna vez un rato de sprints? Calentar bien, unos cuantos de esos hasta estar bien cansado y para casa. A veces la visceralidad de este tipo de sesión es lo que se precisa para disfrutar de un rato libre.

Para los que disfrutamos de los pedales. Bien, las salidas largas y rodadoras son maravillosas pero...el subir y bajar el mismo puerto a sartén también tiene su encanto, no? Y a veces en una hora ya tiene uno la lengua saboreando el caucho del neumático.

Como siempre digo, y ya sé que soy cansino, la imaginación es el límite.

Sentíos libres de comentar y contarme vuestras alternativas ;)



domingo, 9 de julio de 2017

Bebido iso...qué?

Me encanta que la gente que lee el blog me proponga temas, y esta semana recibí una fotografía por Whatsapp de un buen amigo en el que me mostraba su sorpresa en algo que vio.
Seguro que cuando veáis la imagen, reconoceréis al instante el producto. No voy a dar nombres, ni diré donde se sacó la susodicha instantánea. Supongo que a un blog cutre no lo meterán en un apuro por lo que escribiré a continuación.

Bebida isotónica?
Por si en la foto no se ven bien los ingredientes, los copio a continuación: agua, azúcar, correctores de acidez (E-330 y E-331), estabilizantes (E-414 y E-445), aromas, edulcorantes (E-950 y E-955) y colorante E-133.

A ver, yo no tengo ningún tipo de formación ni conocimiento extenso de nutrición o alimentación, pero leí la etiqueta y me quedé estupefacto.
Soy un comilón, no lo voy a negar. Disfruto y me engorda hasta beber un vaso de agua. Al igual que para otras personas el comer es simplemente un modo de sobrevivir, para mí es un placer. Y como tal, quiero que lo que como (o bebo) sea de la mejor calidad que me pueda permitir y real. Sobretodo, lo último. Comida REAL.  

Entonces, leyendo lo que hay. Agua y azúcar tengo en casa, y es lo más real que he podido ver en esa lista. Pero y el resto? En serio?
No sé los que leáis esto (que espero que me deis vuestra opinión si os apetece), pero yo no me veo bebiendo el azulado mejunje. Prefiero la clásica agua fresquita, un chorrito de limón y si me apuras unas cucharadas de azúcar. 
Sé de algún innovador veterano que le añade un chorrito de anís del mono al agua fresquita cuando va a hacer senderismo por la montaña, y yo que queréis que os diga...prefiero el agua anisada o lo azul. Al menos sé lo que lleva.

Espera que abro el paraguas, no sea que me lluevan críticas o preguntas sobre como hacer una isotónica real en casa. Fácil: buscad en internet, hay mil y una formas diferentes. Yo vi una de la Escuela de Alta Montaña Española, e implicaba pocos ingredientes: agua, sal, bicarbonato, azúcar y zumo de algún cítrico. Claro que no la podrás guardar meses y meses en el armario, pero...es eso un problema?

Podría entrar ya en el tema de la comida también, pero no acabaría. Solo diré que hay mil y un sustitutos a las famosas barritas (que sí, que los que competís aún tenéis un pequeño resquicio por el que escapar), alguien conoce el plátano? Creo que los monos lo comen y que procedemos de él. O por ejemplo, yo soy muy fan de echarme un puñado de almendras o nueces en el bolsillo del maillot, o en la "riñonera" de correr.

En mi opinión, si por algún motivo, tenemos que recurrir a alguno de estos productos, leamos la etiqueta bien y que sean lo más naturales posible. 

Me encantaría recibir opiniones, y si alguien en la sala, versado en el tema de la nutrición o alimentación, puede manifestarse, le estaría muy agradecido.

A comer bien se ha dicho!